EL CONSERVATORIO

TRAYECTORIA DEL CONSERVATORIO
PROFESIONAL DE DANZA DE GRANADA “Reina Sofía”.

En 1989, cubriendo una importante demanda social en el ámbito de la danza, la
Junta de Andalucía abrió el primer centro oficial de este arte en la ciudad de
Granada. Se ubicó entonces en el antiguo Palacio del Marqués de Mondéjar.
Actualmente, el Conservatorio Profesional de Danza «Reina Sofía» de Granada
cuenta con sede propia en el barrio Zaidín-Vergeles.
Desde entonces el nivel de calidad de las enseñanzas artísticas en nuestro
Centro han mejorado día adía gracias al esfuerzo de toda la comunidad
educativa.
Infinidad de actividades se están realizando con la intención de ofrecer una
enseñanza dancística enriquecedora y completa, stages de danza, master
class, semanas culturales, jornadas de puertas abiertas, concierto didácticos
participativos, conferencias, viajes de estudios y actuaciones definen el día a
día de éste Conservatorio.
Algunos de los maestros y coreógrafos invitados que han pasado por nuestro
centro son:
Danza Clásica: Ana Baselga, Ángel Corella, Julia Estévez, Tony Fabre, Marisa
Martínez, Juan Polo, Tamara Rojo, Olivio Sarrat, Victor Ullate, Igor Yebra,
Patsy Kuppe, entre otros.
Danza Contemporánea: Jose Agudo, María Cabeza, Jorge Crecis, Claire
Cunningan, Germán Jauregui, Omar Mezza, Teresa Nieto, Roberto Olivan,
Ramón Oller, Lluis Pascual, Pilar Pérez Calvete, Guillermo Weicker, entre
otros.
Danza Española: Miguel Angel Corbacho, Daniel Doña, Paloma Gómez,
Esther Jurado, Javier La Torre, Mar López, Antonio Najarro, Javier Palacios,
Valeriano Paños, Penélope Sánchez, Francisco Velasco, entre otros.
Baile Flamenco: Inmaculada Aguilar, Rafael Estévez, Pastora Galván, El Junco,
Manolete, Milagros Menjíbar, Silvia Martín, Elena Algado, María del Puerto,
entre otros.
Así como los talleres coreográficos, que nacieron fruto de varias necesidades.
Por una parte la necesidad del alumnado de completar el trabajo del aula con
prácticas escénicas donde verdaderamente se pudieran mostrar las
capacidades expresivas y artísticas adquiridas. Por otra, la necesidad de
algunos de sus docentes, implicados en la investigación del lenguaje del
cuerpo en las nuevas formas expresivas. De esta forma, ambos colectivos
trabajan unidos en un proyecto que sirve como preparación hacia el mundo
profesional y que hasta la fecha, gracias al respaldo del Festival Internacional
de Música y Danza han contado con la presencia de coreógrafos como
Este proyecto de centro supone una puerta abierta a una forma de trabajar en
la educación de la danza indispensable hoy en día, la de contar con personas y
artistas de prestigio que añadan nuevos conceptos, valores y profesionalidad al
joven intérprete, haciéndole crecer en el difícil campo de la técnica, su
expresión propia y la versatilidad requerida en este siglo.
Y es que para muchos, como nos recordaba Maurice Béjart citando a
Nietzsche, «No se podría creer en un dios que no supiera bailar».